Contacte con nosotros en Canadá y Estados Unidos llamando al teléfono gratuito: 1-877-977-7328; o por correo electrónico a jhdixon@rogers.com Llamadas internacionales: 001-506-387-8092

Su salud y los sillines de bicicleta

Los sillines de bicicleta tradicionales crean puntos de presión que pueden ejercer una presión poco saludable en la próstata, irritar la uretra, dañar las arterias pudendas y los nervios dorsales y provocar el desarrollo de quistes en la rabadilla.

Los sillines convencionales impiden la circulación del aire, lo que contribuye al desarrollo de levaduras, e irrita la región vulvar, lo que puede provocar un problema grave para las mujeres que tienen vulvodinia o vulvitis de contacto.

Pero con el SILLÍN SPONGY WONDER no se ejerce ningún tipo de presión en:

  • El perineo: arterias pudendas y nervios dorsales
  • La próstata
  • La rabadilla
  • Las partes íntimas

No más daño, ¡no más irritación!

Sillín MK9 Spongy Wonder - sillín anatómicamente correcto para bicicletas de carretera y montaña  

El extremo delantero de la estructura del sillín Spongy Wonder proporciona un ajuste de delante hacia atrás igual o mayor que un sillín convencional, pero, a su vez, sin la nariz, es unos 10 cm más corto que la mayoría de los sillines convencionales y, por ello, el extremo delantero de la estructura no representa ningún peligro.  

Fragmentos sobre cuestiones sanitarias

 Tres artículos publicados en el número actual de The Journal of Sexual Medicine han llegado a la conclusión que una alta presión en el perineo mientras se está sentado en un sillín de bicicleta oprime y ocluye temporalmente el flujo sanguíneo peniano.

Los tres artículos son:

Bike Riding and Erectile Dysfunction: An Increase in Interest. de Huang

Only the Nose Knows: Penile Hemodynamic Study of the Perineum - Saddle Interface in Men with Erectile Dysfunction Utilizing Bike Saddles and Seats with and without Nose Extensions. de Munarriz, et al

Development of a New Geometric Bike Saddle for the Maintenance of
Genital-Perineal Vascular Perfusion.
de Breda, et al



New York Times / 4 de octubre 2005m>
Ciclistas intensivos, vuestro sillín puede afectar a vuestra vida sexual
Por SANDRA BLAKESLEE


Un gran número de nuevos estudios profundizan las pruebas ya existentes de que los sillines de bicicleta convencionales, los que tienen la parte trasera estrecha y la parte delantera puntiaguda, influyen en la impotencia sexual.

El Dr. Steven Schrader, experto en Salud Reproductiva en el National Institute for Occupational Safety and Health, ha dicho que ya no cabe preguntarse "si montar en bicicleta causa disfunción eréctil o no. La pregunta es: ¿Qué vamos a hacer al respecto?"



J Sports Med Phys Fitness. Sep. 2005;45(3):409-18:
Efecto del diseño del sillín en la presión transcutánea de oxígeno en el pene.
Cohen JD, Gross MT.

Programa de Ciencia del Movimiento Humano, Departamento de Ciencias de la Salud Afines, Facultad de Medicina, Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill (Carolina del Norte, EE. UU.).

OBJETIVO: Determinar la fiabilidad de vigilar el oxígeno transcutáneo del pene
(tpO2) mientras se monta en bicicleta y evaluar la influencia del diseño del sillín y
la postura en la bicicleta sobre el tpO2.

MÉTODOS: Diseño experimental: análisis de mediciones repetidas de los efectos del
diseño del sillín y la postura en la bicicleta sobre los valores de tpO2. Participantes: 31
hombres ciclistas de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años. Criterios de inclusión de sujetos: haber recorrido con bicicleta de carretera una media de 128 km a la semana durante 2 meses antes de la inscripción en el programa; sin historial de enfermedades vasculares, diabetes o disfunción sexual; y que haya tenido una erección en los 15 días anteriores al estudio.

MEDIDAS: se calcularon valores de tpO2 intermedios para las posturas sentada y de pie
utilizando 3 diseños de sillines actuales.

RESULTADOS: El diseño del sillín no ejerció un efecto significativo sobre los valores de tpO2 . Montar en bicicleta sentado reducía significativamente los niveles de tpO2 en comparación con montar en bicicleta de pie. Las disminuciones medias del porcentaje en tpO2 de la posición de pie a la sentada eran; Vetta 76%, Terry 73% y Especializada 62%.

CONCLUSIÓN: Ninguno de los sillines mostraba una capacidad significativa para
liberar el tpO2 del pene.



Montar en bicicleta puede ser peligroso para su salud - Charles Downey

Un abogado de 54 años de Boston pensaba que, al hacer ciclismo con avidez, estaría
en magnífica forma. Pero durante una carrera benéfica de dos días de 320 km se percató
de que tenía entumecido el pene y, durante el mes siguiente, tuvo problemas para tener y mantener una erección.

Visitó la consulta del Dr. Irwin Goldstein, Catedrático de Urología de la Facultad de Medicina de Boston, quien sospechó que la causa del problema era montar en un sillín
estrecho y duro.

El trasero humano está diseñado perfectamente para soportar el peso del cuerpo en los
dos "isquiones² y, siempre que se esté sentado sobre una superficie plana, como una
silla o un sofá, sus isquiones soportan fácilmente su peso.

Cuando un hombre se sienta sobre un estrecho sillín de bicicleta, su peso corporal puede aplastar la arteria y los nervios pudendos que están en el pene. Por lo que montar en bicicleta puede provocar impotencia temporal o permanente. El almohadillado adicional o los rellenos de gel en el sillín no son de ayuda ya que el relleno se amontona y también corta la circulación.

Los médicos en la Universidad Duke en Durham (Carolina del Norte, EE. UU.) y la Universidad de Case Western Reserve en Cleveland estudiaron a 81 ciclistas ávidos que sufrían disfunción eréctil. Sus conclusiones, publicadas en el número de diciembre de 1999 de la Journal of Urology mostraban que los nervios, arterias y venas del perineo pueden dañarse, en efecto, con los sillines de bicicleta. Un estudio de 2001
publicado en la International Journal of Sports Medicine mostraba resultados parecidos.

La investigación realizada muestra que montar en bicicleta en un sillín convencional suele
provocar que la cantidad de oxígeno que alcanza el pene se reduzca entre un 70% y un 80% en tres minutos. "Un hombre puede estar sentado sobre un sillín de bicicleta y, sin darse cuenta, tener un descenso de oxígeno del 100% en el pene. Tras media hora
sufre entumecimiento. El entumecimiento significa que su cuerpo le está diciendo que algo va mal."



Cortar la nariz para salvar el pene

Steven M. Schrader, PhD, Michael J. Breitenstein, BS, y Brian D. Lowe, PhD

División de Investigación y Tecnología Aplicadas, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Cincinnati (Ohio, EE. UU.)

Introducción. Un agente de policía en bicicleta pasa como media 24 horas a la semana sobre la bici y estudios anteriores han demostrado que montar en una bici con un sillín convencional (con nariz) está asociado con parestesia urogenital y disfunción sexual. Objetivo:

El objetivo de este estudio era evaluar la efectividad del sillín sin nariz como intervención ergonómica y su aceptación entre los agentes de policía masculinos.

Métodos. Para este estudio se contó con la participación de agentes de policía en bicicleta de cinco zonas metropolitanas de EE. UU. Los agentes realizaron: (i) el cuestionario para valorar la gravedad de los síntomas de disfunción eréctil (International Index of Erectile Function Questionnaire, IIEF); (ii) mediciones computerizadas de la presión en los puntos de contacto de la bicicleta; el manillar, los pedales y el sillín; (iii) una noche de evaluación nocturna con Rigiscan®;  (iv) evaluación del límite de sensibilidad vibrotáctil del pene mediante biotensiometría computerizada.

Los agentes escogieron un sillín sin nariz y se les pidió que usasen el sillín de intervención exclusivamente durante 6 meses, momento en el cual fueron nuevamente examinados. Principales resultados de la medición. Presión perineal, entumecimiento urogenital, límite de la sensibilidad vibrotáctil del pene, función eréctil medidos por el International Index of Erectile Function Questionnaire (IIEF) y el Rigiscan. Resultados.

Tras 6 meses se volvió a evaluar a 90 hombres. Solo tres hombres habían vuelto a un sillín convencional. Se presentaron resultados para aquellos que utilizaron un sillín sin nariz de manera continua durante 6 meses. Hubo una reducción del 66% de la presión en la región perineal debido al contacto del sillín. Hubo una mejora significativa en la sensación táctil del pene. Hubo una mejora significativa en la función eréctil evaluada por el IIEF. No se observaron cambios en las medidas del Rigiscan®. El número de hombres que indicaron que no habían experimentado parestesía urogenital mientras montaban en bici durante los 6 meses anteriores se elevó del 27% al 82% al utilizar sillines sin nariz.

Conclusiones. (i) Con pocas excepciones, los agentes de policía de bicicleta pudieron utilizar de manera efectiva los sillines sin nariz en su labor policial. (ii) El uso de sillines sin nariz redujo la mayoría de la presión perineal. (iii) La salud del pene mejoró tras 6 meses utilizando el sillín sin nariz según medición mediante biotensiometría e IIEF. No hubo ninguna mejora en la medida del Rigiscan® tras 6 meses utilizando el sillín sin nariz.



Tal y como sospechaban desde hace mucho 5 millones de usuarios de bicicletas de recreo y expertos en medicina sexual, el diseño del sillín (sillín sin nariz más corto frente a sillín estándar más amplio con nariz) puede afectar directamente a la función sexual de un hombre según el primer estudio prospectivo realizado en el país a policías en bicicleta sanos. El estudio se publica en el número actual de Journal of Sexual Medicine.

Dr. Irwin Goldstein, director del Programa de Medicina Sexual en el Hospital Alvarado situado en San Diego y redactor jefe de Journal of Sexual Medicine, escribió un editorial titulado "El A, B, C de The Journal of Sexual Medicine: concienciación, sillines y opciones."

"Por primera vez se ha realizado un estudio prospectivo a policías en bicicleta sanos que han utilizado sillines más amplios sin nariz durante seis meses. No solo mejoró su sensación, sino que también mejoró su función eréctil. El cambio de sillín provocó un cambio en la fisiología. Se trata de un estudio histórico para nuestro campo que es importante para los futuros ciclistas y la modificación del estilo de vida que muestra mejoras sin ningún tratamiento activo," comentó.

Se evaluó a noventa agentes de policía en bicicleta de cinco zonas metropolitanas de Estados Unidos (Northwest, Southern, Desert West, Midwest y Southeast) que utilizaban sillines convencionales antes de cambiar de sillín y, después, tras seis meses utilizando el sillín sin nariz.

Las conclusiones muestran que el uso de un sillín sin nariz provoca una reducción de la presión en la región perineal. Hubo una importante mejora en la sensación táctil del pene y el número de hombres que indicaron que no habían experimentado entumecimiento de los genitales al montar en bicicleta durante los seis meses anteriores ascendió de un 27% a un 82% al utilizar sillines sin nariz.

El uso de sillines sin nariz también dio como resultado un aumento significativo de la función eréctil según la evaluación inicial realizada, aunque no hubo cambios significativos advertidos en las mediciones de Rigiscan®, un método utilizado para registrar la rigidez del pene mientras duerme el sujeto. Con pocas excepciones, los agentes de policía en bicicleta habían podido utilizar de forma efectiva los sillines sin nariz en su trabajo policial y el 97% de los agentes que realizaron el estudio continuaron utilizando posteriormente el sillín sin nariz.


Sillines sin punta para prevenir el entumecimiento genital y la disfunción sexual debido al uso de la bicicleta como parte del trabajo

- Del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH)

Resumen:
Los trabajadores que andan en bicicleta como parte de su trabajo pueden estar en riesgo de sufrir entumecimiento genital o problemas sexuales o de salud reproductiva más graves debido a la presión que el sillín de la bicicleta tradicional ejerce en la ingle (perineo). NIOSH ha realizado estudios que han demostrado la eficacia de los sillines de bicicleta sin punta (o nariz) para reducir la presión en la ingle y mejorar la salud sexual de los agentes de policía que patrullan en bicicleta. Aunque la mayoría de las personas que usan bicicleta para trabajar son hombres, estudios recientes parecen indicar que las mujeres también podrían beneficiarse de los sillines sin punta.

Descripción de la exposición
Aproximadamente 40.000 trabajadores en las áreas de seguridad pública usan bicicleta como parte de su trabajo. Estas profesiones incluyen agentes de policía, personal de servicios médicos de emergencia (EMS) y personal de seguridad que patrullan en bicicleta.

Imagen 1
Imagen 1

Un número de trabajadores han informado de entumecimiento de la ingle o los genitales y problemas sexuales más graves relacionados con el uso prolongado del sillín de la bicicleta en sus actividades de trabajo [NIOSH 2000]. En un estudio realizado por Schrader et al. [2002], agentes de policía en bicicleta informaron pasar un promedio de unas 25 horas a la semana sentados en un sillín de bicicleta. Muchos de ellos también montan bicicleta en forma recreativa mientras no están de turno, por lo que pueden pasar más de 25 horas a la semana en un sillín de bicicleta. El sillín de bicicleta tradicional tiene una punta estrecha que sobresale por debajo de la ingle a medida que el ciclista se monta en la bicicleta.

Imagen 2
Imagen 2

Lo ideal es que el peso del ciclista se apoye en el sillín debajo de los isquiones (o huesecillos del final de la cadera) en la zona pélvica. Sin embargo, parte del peso se apoya donde la ingle entra en contacto con la punta del sillín. El peso ejercido en esta parte del sillín comprime los nervios y las arterias de la ingle (ver Imágenes 1 y 2). Estos nervios y arterias circulan a través de la ingle desde los isquiones hasta los genitales. Con el tiempo, la presión de estos nervios y arterias pueden llevar a una pérdida de sensación y a una disminución del suministro de sangre a los genitales. Esto puede contribuir a la presencia de las afecciones sexuales y reproductivas que se han comunicado.

Estudios de NIOSH
Estudios de NIOSH [2000, Schrader et al. 2002] mostraron que los agentes de seguridad que patrullan en bicicleta y que se quejaron de entumecimiento en los genitales tenían erecciones nocturnas que duraban menos tiempo que aquellas de un grupo similar de hombres que no montan en bicicleta. Otros estudios de NIOSH [Lowe et al. 2004; Schrader et al. 2008], mostraron que la presión ejercida por el sillón tradicional de bicicleta (con punta) en el área debajo de la ingle del ciclista es generalmente de 2.90 libras por pulgada cuadrada y puede llegar a ser tan alta como 5.37 libras por pulgada cuadrada. (Como punto de referencia, la presión de un manguito para medir la presión arterial en el brazo, necesaria para restringir el flujo sanguíneo en las arterias es cerca de 120 mm Hg, lo cual equivale a 2.32 libras por pulgada cuadrada). Este nivel de presión se ve afectado por el peso y la forma del cuerpo del ciclista, la forma y el acolchonamiento del sillín y el grado de inclinación hacia adelante del cuerpo del ciclista. Se han realizado menos estudios sobre los efectos del uso del sillín de bicicleta en las mujeres ciclistas. No obstante, pruebas recientes parecen indicar que las mujeres ciclistas también pueden correr riesgo de una disminución en la sensación de sus genitales debido al uso de las bicicletas con sillín de punta [Guess et al. 2006].

Reducción de la presión en la ingle provocada por el sillín de bicicleta

El sillín de bicicleta sin punta
Un grupo de fabricantes ha diseñado sillines de bicicleta

Imagen 3
Imagen 3

para amortiguar el peso del ciclista en los isquiones sin la presencia de una punta estrecha del sillín que sobresalga hacia adelante por debajo de la región de la ingle. Un sillín de bicicleta sin punta está diseñado de tal forma que la porción de los nervios y arterias que llegan a los genitales en la parte delantera de los isquiones no estén comprimidos contra ninguna parte de la superficie del sillín (ver Imagen 3). Un sillín de bicicleta sin punta no debería tener ningún material que sobresalga entre los muslos del ciclista creando presión en la ingle.

Estudios de NIOSH sobre los sillines sin punta
Un estudio realizado por NIOSH [Lowe et al. 2004] mostró que los sillines sin punta reducían en gran medida la presión en la ingle que comprime los nervios y arterias que llegan a los genitales.

Imagen 4
Imagen 4

En un estudio más reciente de NIOSH [Schrader et al. 2008], los sillines sin punta se vincularon con presiones en la región de la ingle de 1.02 libras por pulgada cuadrada. En una situación típica de presión en un sillín sin punta, hay muy poca presión delantera de los isquiones (ver Imagen 4). La presión en los nervios y las arterias de los genitales puede ser hasta inferior a las 1.02 libras por pulgada cuadrada porque parte de la presión detectada fue causada por la parte posterior de los muslos al hacer contacto con el área circular del frente del sillín sin punta. El estudio mostró que el sillín sin punta redujo la presión en la ingle al menos en un 65% (ver Imagen 5). En el estudio de NIOSH del 2008, más del 90% de los agentes que patrullan en bicicleta y empezaron a probar el sillín sin punta todavía lo estaban usando 6 meses después. Estos agentes consideraron que los sillines de bicicleta sin punta podrían ser usados en forma segura y eficaz en su trabajo.

Imagen 5
Imagen 5

Varios de estos agentes dijeron que tardaron cierto tiempo en acostumbrarse al sillín sin punta porque tenía una sensación diferente al sillín tradicional.

Recomendaciones
Contrario a lo que ciertos ciclistas creen, no es normal que alguna parte del cuerpo se entumezca o pierda sensibilidad. El entumecimiento en la ingle o los genitales es un signo de advertencia que no debe ser ignorado. Los trabajadores que andan en bicicleta como parte de su trabajo* pueden tomar las siguientes medidas para ayudar a prevenir problemas de salud sexual y reproductiva:

  • Use una bicicleta con sillín sin punta en el lugar de trabajo. Tómese el tiempo necesario para acostumbrarse a usar un sillín sin punta. Al principio, puede parecer muy diferente al sillín que ha utilizado en el pasado. Los sillines sin punta pueden no siempre estar disponibles en las tiendas de venta de bicicletas pero se pueden comprar fácilmente en Internet.

  • Busque ayuda de alguien capacitado en esta área para encontrar el tipo de bicicleta adecuado para usted. Es posible que el uso de sillines sin punta requiera de diferentes ajustes con respecto a la altura y ángulo del sillín. Asegúrese de que el sillín sin punta esté ajustado según las recomendaciones del fabricante.

  • Bájese de la bicicleta cuando esté detenida. No se recueste contra ningún poste u otro objeto para mantenerse sentado en el sillín cuando no esté pedaleando.

  • Bájese de la bicicleta si empieza a sentir entumecimiento, hormigueo o pérdida de sensibilidad en alguna parte del cuerpo.


Agradecimientos
Los colaboradores principales de esta publicación fueron Steven M. Schrader, Brian D. Lowe y Michael J. Breitenstein de la División de Investigación Aplicada y Tecnología del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (Division of Applied Research and Technology, National Institute for Occupational Safety and Health). La International Police Mountain Bike Association ha colaborado con NIOSH en muchas de las investigaciones relacionadas con este tema.

Referencias (en inglés)
Guess MK, Connell KA, Schrader SM, Reutman SR, Wang A, Lacombe JA, Toennis C, Lowe BD, Melman A, Mikhail MS [2006]. Genital sensation and sexual function in female bicyclists and runners: Are your feet safer than your seat? J Sexual Med 3(6):1018–1027.

International Police Mountain Bike Association [2008]. The complete guide to public safety cycling. 2nd ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett Publishers.

Lowe BD, Schrader SM, Breitenstein MJ [2004]. Effect of bicycle saddle designs on the pressure to the perineum of the bicyclist. Med Sci Sports Exerc 36(6):1055–1062.

NIOSH [2000]. Health Hazard Evaluation Report: City of Long Beach Police Department, Long Beach, CA. By Schrader SM, Breitenstein MJ, Lowe BD. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, HETA 2000–0305–2848.

Schrader SM, Breitenstein MJ, Clark JC, Lowe BD, Turner TW [2002]. Nocturnal penile tumescence and rigidity testing of bicycling patrol officers. J Androl 23(6):927–934.

Schrader SM, Breitenstein MJ, Lowe BD [2008]. Cutting off the nose to save the penis. J Sexual Med 5:1932–1940.

*NIOSH no ha estudiado el ciclismo de competición y no puede hacer recomendaciones para el número relativamente pequeño de trabajadores que montan bicicleta en forma competitiva como parte de su trabajo.

Sólo en caso de que alguien podría pensar que la falta evidencia ...
Published Scientific Research on Bicycle Saddles and the Male Perineum:

1. Bond, R.E. Distance Bicycling May Cause Ischemic Neuropathy of Penis. Physician and Sports Medicine 3:54-56. 1975.

2. Goodson, J.D. Pudendal Neuritis from Biking. N Engl J Med 304:365. 1981

3. Kerstien, MD, S.A. Gould, E. French-Sherry, and C. Pirman. Perineal Trauma and Vasculogenic Impotence. J Urol 127:57. 1982.

4. Solomon, S. and K.G. Cappa. Impotence and Bicycling: a Seldom-reported Connection. Postgrad Med 81:99-102. 1987.

5. Desai, K.M. and J.C. Gingell. Hazards of Long Distance Cycling. Brit J Med 298:1072-1073. 1989.

6. Mellion, M.B. Common Cycling Injuries: Management and Prevention. Sports Med 11:52-70. 1991.

7. Silbert PL, Dunne JW, Edis RH, Stewart-Wynne EG. Bicycling induced pudendal nerve pressure neuropathy. Clin Exp Neurol. 28:191-6. 1991

8. Groenendijk, MC, HCCM Christiaans, CMJ van Hulten. Sitting Comfort on Bicycles. Contemporary Ergonomics pp 551-557, 1992

9. Oberpenning, F. S Roth, DB Luesmann, H van Ahlen, and L Hertle. The Alcock Syndrome: Temporary penile Insensitivity Due to Compression of the Pudental Nerve with the Alcock Canal. J Urol 151:423-5. 1994.

10. Andersen, K.V. and G. Bovim. Impotence and Nerve Entrapment in Long Distance Amateur Cyclists. Acta Neurol Scand 95:233-240. 1997.

11. LaSalle, MD, C Wen, M Choi, P Salimpour, A Adelstein, S Gholami, RJ Krane, and I Goldstein. “You Don’t Have to Ride in the Tour de France”: Erectile Dysfunction in 81 Consecutive Riders. Abstracts of the American Urological Association. 1999.

12. Broderick, GA. Bicycle Seats and Penile Blood Flow: Does the Type of Saddle Matter? Abstracts of the American Urological Association. 1999

13. Schwarzer, U. W. Wiegand, A Bin-Saleh, H Lotzerick, G Kahrmann, T Klotz, and U Engelmann. Genital Numbness and Impotence Rate in Long Distance Cyclists. Abstracts of the American Urological Association. 1999

14. Nayal W, Schwarzer U, Klotz T, Heidenreich A, Engelmann U. Transcutaneous penile oxygen pressure during bicycling. BJU Int. 83:623-5. 1999.

15. Ricchiuti, VS, CA Haas, AD Seftel, T Chelimsky, and I Goldstein. Pudental Nerve Injury Associated with Avid Bicycling. J Urol 162:2099-2100. 1999

16. Sommer, F, D Konig, C Graf, U Schwarzer, C Bertram, T Klotz and U Engelmann. Impotence and Genital Numbness in Cyclists. Int J Sports Med 22:410-413. 2001

17. Marceau, L., K. Kleinman, I. Goldstein, and J McKinlay. Does Bicycling Contribute to the Risk of Erectile Dysfunction? Results from the Massachusetts Male Aging Study (MMAS). Int J Impotence Res 18:298-302. 2001.

18. Sommer, F., U Schwarzer, C Graf, T Klotz, and U Engelman. Changes in penile blood flow during cycling: what precautions should be taken to avoid a decreased profusion? Dtsch Med Wschr 126:939-943. 2001

19. Schwarzer, U., F. Sommer, T. Klotz, C. Cremer, and U. Engelmann. Cycling and Penile Oxygen Pressure: the Type of Saddle Matters. European Urology 41:139-143. 2002

20. Jeong, SJ, K Park, JD Moon, and SB Ryu. Bicycle Saddle Shape affects Penile blood flow. International J Impotence Research 14:513-517. 2002.

21. Keytel, LR and TD Noakes. Effects of a Novel Bicycle Saddle on Symptoms and Comfort in Cyclists. S Afr. Med J 2:295-298. 2002

22. Grunbaum A, K Rehman, I Kuzmarov, and S. Carrier. The Development of a Model to Investigate the Effect of Bicycling on Sexual Function. International J Impotence Research 14:S50. 2002

23. Mumarriz, R. A Prospective Study in Men with ED of Cavernosal Artery PSV Values While Lying, Sitting, Straddling/sitting on different Commercially Available Bicycle Saddle and Seat Designs. International J Impotence Research 14:S60. 2002

24. Taylor, JA. Inherent Variables within Bicycle Riding and Their Relationship to erectile Dysfunction. International J Impotence Research 14:S30. 2002

25. Sommer, F, A Raible, S Wolter, and U Engelmann. Is there any difference in penile blood flow during cycling in an upright vs. reclining position? Andrologia 34:123-153. 2002

26. Schrader, S.M., M. J. Breitenstein, J.C. Clark, B. D. Lowe, and T. W. Turner. Nocturnal Penile Tumescence and Rigidity Testing of Bicycling Patrol Officers. Journal of Andrology 23:927-934. 2002.

27. Mumarriz, R.. Bicycle Riding Associated Erectile Dysfunction: Treatment Outcome of Revascularization Surgery. International J Impotence Research 14:S55. 2002

28. Southorn, T. Great Balls of Fire and the Vicious Cycle. A Study of the Effects of Cycling on Male Fertility. J Family Planning and Reprod Health Care. 28:211-213. 2002

29. Spears, IR, NK Cummins, Z Brenchley, C Donohue, C Turnbull, Shona Burton, and G Macho. The Effect of Saddle Design on Stresses in the Perineum During Cycling. Med & Science in Sports & Exercise 35:1620-1625. 2003.

30. Rando R, R Squadrone, M Sacchi, and A Marzegan. Pressure Distribution on Bicycle Saddles. The Bicycle Saddle Report 2003.Deutsche Sporthochshute. 2003.

31. Sommer F. Type of Saddle and Sitting Position Influence Penile Oxygen Pressure while Cycling. The Bicycle Saddle Report 2003.Deutsche Sporthochshute. 2003.

32. Lowe, B., S. Schrader, and M. Breitenstein. Effect of Saddle Design on the Perineal Pressure of the Bicyclist. Med Sci Sports Exerc. 36:1055-1062. 2004

33. Dettori, JR, TD Koepsell, P Cummins and JM Corman. Erectile Dysfunction after a Long-Distance Cycling Event: Association with Bicycle Characteristics. J Urology 172:637-641. 2004

34. Taylor, JA, TC Kao, PC Albertson, and R Shabsigh. Bicycling Riding and Its Relationship to the Development of Erectile Dysfunction. J Urology 172:1028-1-31. 2004.

35. Leibovitch, I and Y Mor. The Vicious Cycling: Bicycling Related Urogenital Disorders. Eur Urology 47:277-287. 2005

36. Cohen JD, and MT Gross. Effect of Bicycle Racing Saddle Design on Transcutaneous Penile Oxygen Pressure. J Sports Med and Physical Fitness. 45:409-419. 2005.

37. Huang V, R Munarriz, and I Goldstein. Bicycling Riding and Erectile Dysfunction: An Increase in Interest (and Concern). J Sex Med 2:596-604. 2005

38. Munarriz R, V Huang, J Uberoi, S Maitland, T Payton and I Goldstein. Only the Nose Knows: Penile Hemodynamic Study of the Perineum-Saddle Interface in Men with Erectile Dysfunction Utilizing Bicycle Saddles and Seat with and with Nose Extensions. J Sex Med 2:612-619. 2005.

39. Schrader, SM. Research on Bicycle Saddles and Sexual Health Comes of Age. J Sex Med. 2:594-595. 2005.

40. Bressel E, Reeve T, Parker D, Cronin J. Influence of bicycle seat pressure on compression of the perineum: A MRI analysis. J Biomech. 40:198-202. 2007.

41. Gemery, JM, AK Nangia, AC Mamourian, and SK Reid. Digital three-dimensional modeling of the male pelvis and bicycle seats: impact of rider position and seat design on potential penile hypoxia and erectile dysfunction. B J Urology International 99:135-140. 2007

42. Wilson C, and TR Bush. Interface forces on the seat during cycling activity. Clin Biomech. 200722:1017-1023. 2007.

43. Asplund C., T Barkdull, and BD Weiss. Genitourinary Problems in Bicyclists. Current Sports Medicine Reports 6:333-339. 2007

44. Nanka O, Sedý J, Jarolím L. Sulcus nervi dorsalis penis: site of origin of Alcock’s syndrome in bicycle riders? Med Hypotheses. 2007;69(5):1040-5.

45. Standard bicycle seats can lead to erectile dysfunction. Mayo Clin Health Lett. 25:4. 2007.

46. Goldstein I, Lurie AL, Lubisich JP. Bicycle riding, perineal trauma, and erectile dysfunction: data and solutions. Curr Urol Rep. 8:491-7. Review. 2007.

47. Bressel E, Parker D. Effect of Graded Bicycle Seat Pressure on Perineal Compression: An MRI Analysis. Br J Sports Med. 2008

48. Schrader SM, Breitenstein MJ, Lowe BD. Cutting Off the Nose to Save the Penis. J Sex Med. 5:1932-1940, 2008

49. Kennedy J. Neurologic injuries in cycling and bike riding. Neurol Clin. 26 :271-9. 2008

50. Cohen, J. Finding the Perfect Bicycle Seat. 2nd Edition, RBR Publishing Company, South Royalton, VT. 2008.

51. Goldstein, I. The A, B, C’s of The Journal of Sexual Medicine: Awareness, bicycle seats, and choices. J Sex Med 5:1773-1775, 2008.

52. Goldstein, I, M Bastuba, A Lurie, and J Lubisich. Penile Revascularization. J Sex Med 5:2018-2021

Published Scientific Research on Bicycle Saddles and the Female Perineum: 1. Dickerson, RL. Bicycling for Women from the Standpoint of the Gynaecologist. Am J Obstet of Women and Children 31:24-37. 1895.

2. Steiner E, Chague A, Gross GB. [The "third testis" of cyclists, in women too...]Presse Med. 1989 Feb 18:(7):361. French.

3. Groenendijk, MC, HCCM Christiaans, CMJ van Hulten. Sitting Comfort on Bicycles. Contemporary Ergonomics pp 551-557, 1992.

4. McElhinney, BE, T Horner, WW Dinsmore, A Harper, C Goldsmith, and RD Maw. Exercise bicycle-induced vulval abscesses. International J of STD & AIDS 4:174-175. 1993

5. LaSalle M, P Sallinpour, M Adelstein, A Mourzinos, C Wen, J Renzuli, B Goldstein, L Goldstein, J Cantey-Kiser, RJ Krane, and I Goldstein. Sexual and Urinary Tract Dysfunction if Female Bicyclists. J Urol Vol 161 (No 4 Suppl) pp 269 #1040. 1999.

6. Berman J, L Berman, and E Bumiller. For Women Only: A Revolutionary Guide to Overcoming Sexual Dysfunction and Reclaiming Your Sex Life. Henry Holt & Co. 2001.

7. Buller, JC. Female Cyclists and Perineal Symptoms: An Experimental Bicycle Seat. Clinc J Sprts Med 11:289-290. 2001.

8. Baeyens L, E Vermeersch, and P Bourgeois. Bicyclist's Vulva: Observational Study. BMJ 325:138-139. 2002.

9. Humphries D. Unilateral Vulval Hypertrophy in Competitive Female Cyclists. Br J Sports Med 36:463-464. 2002.

10. Bressel E and BJ Larson. Bicycle Seat Designs and Their Effect on Pelvic Angle, Trunk Angle, and Comfort. Med Sci in Sports & Exercise. 35:327-332. 2003.

11. Frobose I, L Baeyens, and K Tofaute. Ergonomics of 2 Bicycle Saddles - Pressure at the Pudental Area in Women of a Normal Saddle with Gel and of a Saddle with a Hole. The Bicycle Saddle Report 2003.Deutsche Sporthochshute. 2003.

12. Guess MK, KA. Connell1, SM. Schrader, S Reutman, A Wang, J Lacombe, C Toennis, B Lowe, A Melman, and MS Mikhail. Genital Sensation & Female Sexual Function In Cyclists And Runners: Are Your Feet Safer Than Your Seat? Journal of Sexual Medicine 3:1018-1027. 2006.

Más testimonios felices de los ciclistas que usan sillines para bicicletas SW

En mi consulta de medicina interna he visto con bastante frecuencia heridas provocadas por sillines de bicicleta y me alegró descubrir el sillín Spongy Wonder. Inmediatamente compré uno para mi bicicleta y me produjo gran satisfacción comprobar lo cómodo que es y, a la vez, me permite seguir teniendo un buen control de la bicicleta. El mío lo tengo desde hace un año ¡y aún no he tenido que cambiarle las almohadillas! si montas en bicicleta, seas mayor o joven, hombre o mujer, necesitas uno de estos sillines.

Dr. Philip Alexander, MD
College Station (Texas, EE. UU.)

El sillín Spongy Wonder es magnífico y el mejor de los sillines que he probado de los que no son puntiagudos y que no afectan el perineo. He visitado el sitio web para pedir otro para mi bicicleta estática.

Seth Manoach MD
Profesor Adjunto de la Cátedra de Medicina de Urgencias
Presidente del Comité de RCP del Programa de Respuesta Rápida
Brooklyn (Nueva York, EE. UU.)

Doy charlas a nivel nacional sobre pacientes con dolor y quiero mostrar en mis charlas una foto de su sillín de bicicleta. Solicito su permiso para hacerlo.

Hope K. Haefner, M.D.
Director del Centro de Enfermedades Vulvares de la Universidad de Michigan
Dept. Obstetricia y Ginecología


Vista isométrica del sillín Spongy Wonder MK10 de acero inoxidable.

Vista isométrica del sillín Spongy Wonder MK10 de acero inoxidable.


Albert Einstein anda en bicicleta

Albert Einstein anda en bicicleta



El asiento de bicicleta pregunto esponjosa es crítico en las pruebas de submarino

El asiento de bicicleta pregunto esponjosa es crítico en las pruebas de submarino


Spongy Wonder Inc. es el fabricante de los únicos sillines modulares y sin nariz del mundo. Estos dos sillines sin nariz de diseño ergonómico y anatómicamente correcto eliminan el daño urológico y neurológico que producen los sillines de bicicleta convencionales y "modificados" y además son “totalmente personalizables” y ajustables.